LA FAMILIA QUE DIOS QUIERE

LA FAMILIA QUE DIOS QUIERE Destacado

Familia feb 17, 2015 0

En este texto de las Sagradas Escrituras, que tal vez has escuchado muchas veces, se resume la esencia del proyecto de Dios para la familia, el cual podemos descubrir al analizar el sentido de los tres verbos que allí aparecen: dejar, unir y ser. El “Dejar” está relacionado con el…

REUNIONES FAMILIARES: Una experiencia inolvidable

Te invitamos a que integres a tu dinámica familiar, el hacer periódicamente una reunión familiar. Nuestra experiencia como familia con esta sencilla práctica, nos ha dejado recuerdos bellos que nos han unido como familia y nos han edificado como personas. ¿En qué consisten las reuniones familiares? Son espacios de una…

LA FAMILIA QUE DIOS QUIERE

LA FAMILIA QUE DIOS QUIERE Destacado

Familia 17th febrero 2015 0

La familia que Dios quiere

En este texto de las Sagradas Escrituras, que tal vez has escuchado muchas veces, se resume la esencia del proyecto de Dios para la familia, el cual podemos descubrir al analizar el sentido de los tres verbos que allí aparecen: dejar, unir y ser.

El “Dejar” está relacionado con el Sacramento del Matrimonio, el recibir la bendición de Dios para iniciar ese nuevo proyecto: formar una familia. Jesucristo quiere y debe tener un lugar como centro de la familia. Es fundamental tener la claridad que al optar por formar un hogar, se da un paso que implica cambio. Se deja una forma de vida para empezar la construcción de una nueva familia.

Hemos encontrado que una buena parte de los problemas que enfrentan los matrimonios se debe a que no se ha dado el paso de dejar una forma de vida anterior, para edificar una nueva, en unidad con la persona que Dios le dio a cada uno para construir una familia. Una independencia mal entendida, queriendo mantener actividades que son propias de la vida de solteros o una sobre involucración de los padres son apenas dos ejemplos de lo que puede afectar a la naciente familia, si no se da el paso de dejar. En ningún momento nos habla de abandonar, porque debemos seguir honrando a nuestros padres, respetándolos y cuidando de ellos, pero es claro que se tiene una nueva opción y que el dejar implica hacer una nueva creación.

Familias Victoriosas

A continuación nos dice el texto “y se une a su mujer”. El unirse es crecer en el amor, en el conocimiento mutuo, en compartirlo todo, de tal manera que no existan secretos ya ni temas vedados en la relación. Otra forma de expresarlo podría ser hacer equipo para apoyarse mutuamente y para cumplir la promesa de permanencia aún en los momentos de mayor adversidad.

El crecer en el unirse no tiene final, sabemos de matrimonios con treinta, cuarenta y más años de casados que todavía no terminan de conocerse y de descubrirse mutuamente. El crecer en el unirse hace que la relación sea más dinámica, más interesante y por eso los invitamos a que no dejen de sorprenderse mutuamente, a que revivan el cortejo, los pequeños detalles y el diálogo que exprese sentimientos profundos.

Por último nos habla de ser uno, “ser como una sola persona”. Cuando se es un solo ser con la pareja, no queda ningún espacio para darle la prioridad a otra persona o a otra actividad. Los dos guían, los dos construyen, los dos asumen los grandes retos y los dos, tomados de la mano, enfrentan las amenazas que se ciernen sobre el matrimonio y la familia. La meta es llegar a ser uno solo, el camino, crecer en el unirse que es crecer en el amor, estando cubiertos con la bendición de Dios a través del sacramento del matrimonio.

Unamonos-en-oracion

Esposos Humberto Díaz e Isabel Botía

Read more
REUNIONES FAMILIARES: Una experiencia inolvidable

Te invitamos a que integres a tu dinámica familiar, el hacer periódicamente una reunión familiar.

Nuestra experiencia como familia con esta sencilla práctica, nos ha dejado recuerdos bellos que nos han unido como familia y nos han edificado como personas.


¿En qué consisten las reuniones familiares?

Son espacios de una a dos horas en donde nos encontramos como núcleo familiar, alejados de las actividades rutinarias como ver televisión, navegar en internet, escuchar música o jugar juegos electrónicos.

¿Cómo se hacen las reuniones familiares?

Periódicamente se convoca a una reunión en donde participan, libremente, los miembros de la familia. Se designa un coordinador para cada reunión, esta coordinación se va rotando entre los miembros de la familia para que todos participen.

El coordinador se encarga de organizar la reunión y de animar a los miembros de la familia para que participen. Puede utilizar su creatividad para recordar la reunión y para incluir en el desarrollo de la misma elementos sencillos, divertidos y novedosos.De acuerdo con el día y la hora señalados, se da comienzo puntual a la reunión con un saludo efusivo y con alguna dinámica que sirva para romper el hielo y generar un ambiente de confianza. Luego se desarrolla el tema central, se comenta entre todos y se sacan algunas conclusiones.

Reuniones Familiares

Finalmente, se comparte un refrigerio o una cena.

¿Qué temas se pueden tratar en las reuniones?

Se trata de compartir la vida cotidiana y de conocerse mutuamente cada vez. Así es que los temas pueden ser muy variados. A manera de ejemplo te damos los siguientes:

  • Actividades diarias de cada uno. Qué novedades hay en el colegio, en la universidad, en el trabajo.
  • Proyectos, sueños o ideales personales y/o familiares.
  • Juegos y dinámicas de integración y diversión.
  • Temas de crecimiento personal, profesional, espiritual.
  • Dificultades por las que se esté atravesando.
  • Oración, lectura de la Palabra de Dios.

Reglas básicas:

  • La asistencia a las reuniones debe ser libre.
  • Fijar fecha y hora y cumplirla.
  • Motivar la participación de todos los asistentes a la reunión, es decir, que todos hablen, interactúen y se sientan tenidos en cuenta.
  • Todas las participaciones son importantes, no menospreciar ni ridiculizar a nadie.

Recomendaciones para iniciar:

  • Toma la iniciativa, fija la fecha y la hora de la primera reunión e invita a los miembros de tu familia para realizarla.
  • Comienza con los que lleguen a la reunión, no te vayas a desanimar. Si llegan pocos, así sea uno, realiza la reunión como si estuvieran todos.
  • Comienza con un tema sencillo y práctico, como por ejemplo los proyectos y los sueños de cada uno.
  • Al finalizar, pregúntales cómo se sintieron, entre todos pónganse de acuerdo sobre la frecuencia de las reuniones y asignen los coordinadores correspondientes.

Esposos Humberto Díaz e Isabel Botía

Read more